Casa en la Sierra de Arrábida

La Casa en la Sierra de Arrábida, diseñada por Eduardo Souto de Moura, constituye un ejemplo destacado de arquitectura residencial que se integra con el paisaje natural circundante. El proyecto se inició en 1994 y se extendió hasta 2002, año en que finalizó su construcción. El diseño fue encargado por el Dr. Paulo Filipe Monteiro, y en el desarrollo del proyecto participaron colaboradores como Nuno Graça Moura, Camilo Rebelo y José Carlos Mariano, con la asesoría en ingeniería estructural por parte de G.O.P.

Situada en la imponente Sierra de Arrábida, la casa fue conceptualizada para adaptarse a la topografía desafiante del lugar. Este proyecto refleja un proceso de diseño que buscó respuestas arquitectónicas innovadoras ante las restricciones físicas y las expectativas del cliente, lo que llevó a un extenso período de planeación y gestión antes de obtener la licencia municipal necesaria para comenzar la construcción.

Durante el desarrollo del proyecto, se exploraron diversas soluciones arquitectónicas que inicialmente parecían simples pero que, con el tiempo, demostraron ser insuficientes para abordar la complejidad del entorno y las demandas del diseño. Esto llevó a una evolución del concepto hacia formas más sofisticadas que resistieran simplificaciones reduccionistas. Inspirado en la filosofía de Edgar Morin sobre la complejidad y el caos, el diseño final de la casa intenta reflejar la aceptación de la incertidumbre y la aleatoriedad como componentes intrínsecos del proceso creativo.

El resultado es una obra que no solo responde a su contexto mediante una forma arquitectónica que se integra con el paisaje, sino que también representa un diálogo continuo entre la tradición y la innovación. La construcción utiliza materiales locales y técnicas que respetan el entorno natural, al tiempo que introduce elementos modernos que caracterizan la obra de Souto de Moura.