La Casa Bom Jesus II, diseñada por Eduardo Souto de Moura, está situada en Braga, Portugal, y se caracteriza por su adaptación única al paisaje montañoso del entorno. El proyecto, desarrollado entre 1996 y 2004 y construido de 2004 a 2007, abarca una superficie construida de 1.171 m².

El diseño de la casa responde a la pendiente pronunciada del terreno mediante la segmentación del espacio en cinco terrazas distintas, cada una con una función específica. Desde plantaciones de árboles frutales en la base, pasando por una piscina y las áreas principales de la vivienda en las terrazas intermedias, hasta una zona de habitaciones y un bosque en la cima, que sirve como prolongación natural de la colina. Este enfoque no solo maximiza el uso del terreno escarpado sino que también integra la vivienda de manera armónica con su entorno.

Los muros de contención, esenciales para la formación de las terrazas, están construidos de hormigón armado en lugar de piedra por razones prácticas, lo que ofrece una solución robusta y duradera para la gestión de la topografía compleja. La casa y sus jardines se conciben como un tratamiento tanto topográfico como paisajístico, logrando una integración visual casi imperceptible con el entorno natural.

La estructura y disposición de Casa Bom Jesus II reflejan un profundo respeto por el contexto natural y cultural de su ubicación, utilizando la arquitectura para realzar y no dominar el paisaje. La obra es testimonio del enfoque minimalista y sensible de Souto de Moura hacia el diseño arquitectónico que dialoga con su entorno.